Delicias de la cocina de Alicante

Alicante es uno de los rincones más visitados de todo el Levante español, un destino que ofrece todo lo que cualquier viajero pudiera buscar en su escapada. Dentro del gran abanico de opciones que ofrece, recomendamos visitar un restaurante en Alicante para degustar uno de sus grandes tesoros, su gastronomía.

Arroz, ingrediente indispensable en la cocina de Alicante

El arroz es uno de los ingredientes más utilizados en la gastronomía de Alicante, algo que podemos ver en su más que extenso recetario, capaz de satisfacer los gustos de cualquier comensal, por exigente que éste sea.

Dentro de los platos elaborados con arroces en Alicante, el más destacado es la paella, uno de los símbolos gastronómicos de la cocina alicantina, hecha con arroz de la máxima calidad, conejo, pollo, judías verdes y judías blancas, aunque hay muchas otras variedades.

El arroz a banda (con mariscos) es otro plato muy apreciado en la cocina de Alicante así como el arroz negro (con calamares), el arroz al horno o el conocido como Arròs amb fesols i naps, un arroz húmedo que tiene judías y nabos.

Pero no solo hay platos de arroz en la gastronomía alicantina, también encontraremos un gran número de elaboraciones hechas con los deliciosos pescados y mariscos del Mediterráneo.

Otra elaboración que destaca es la deliciosa fideuá, un plato típico en los fogones de Alicante y que está compuesto de fideos gruesos y mariscos, todo ello condimentado con azafrán y otros ingredientes, siempre de la máxima calidad, como el arroz, 100% valenciano.

En cuanto a los postres, muchos de ellos cuentan con una clara influencia árabe, auténticos expertos en repostería, donde podemos encontrar propuestas como los almojabanes. Pero tampoco podemos olvidarnos del Arrop i tallaetes y arnadí (boniato, calabaza y dulces de almendra), los rosetones o el delicioso turrón, famoso en todo el mundo.

Esto es tan solo una pequeña muestra de la gastronomía que se puede degustar en un buen restaurante en Alicante, el resto de propuestas tendrás que conocerlas tú en primera persona. ¿Te animas?